Ingredientes para perder la cordura (A manera de desahogo)

Reconozco que tengo días en los que ando desaparecida, no he vuelto a escribir, pero no es porque no haya querido, sino porque han sucedido cosas que me lo han impedido. Y no tienen idea de lo frustrante que ha sido.

No sé qué tan enterados estén mis amigos, acerca de lo que ha sucedido en mi país. Tuvimos un “apagón nacional”, muchos de los que viven fuera no entienden lo que realmente significa un Apagón. Los que tuvimos suerte, estuvimos bajo la luz de las velas.

Bueno, se los explico de manera sencilla, se fue la luz en todo el país, no tuvimos energía eléctrica por unos cuantos días, en mi ciudad fueron 5 días, en otras zonas del país fueron como 8 días.

Ahora imagínense estar en una situación en la que estás totalmente incomunicado con el mundo exterior, ni siquiera puedes comunicarte con tus familiares que viven en el país y menos con los que viven fuera.

La carga de la batería de tu celular llega a su término y solo debes atenerte a la luz de las velas o en otros casos andar en oscuras y esperar ansiosamente a que amanezca.

Estos cinco días se convirtieron en un caos total, primero voy a contarles mi caos personal. Vivo en una ciudad donde el calor es anormal en un día normal, donde es necesario dormir con aire acondicionado porque literalmente es un sauna por las noches, los árboles parecen fotografías porque no se mueven, no hay casi brisa.

En el desespero del calor, tuvimos mi esposo y yo que sacar la cama del cuarto y ponerla en la sala, pero no entraba igual nada de aire, así que tuvimos que moverla a la cocina para ver si por el ventanal llegaba algo de brisa y bueno tuvimos algo de suerte unas dos noches, durmiendo al lado de la nevera y de la cocina.

Por otro lado la ida de la luz, hizo que en toda la ciudad fallara la distribución del agua. No llegaba agua por las tuberías, los baños de mi casa estaban peor que los baños de carretera, no había agua potable y eso no es lo peor.

Ésta situación, hizo que personas en su desesperación optaran por buscar en ríos turbios y hasta cloacas agua para beber y para bañarse. En algunas ciudades del país comenzaron a zaquear comercios, tiendas, en busca de agua y comida, no justifico ni apoyo sus acciones y menos cuando en algunas partes se convirtió en actos de vandalismo robando ropa, zapatos, maquillaje y hasta aparatos eléctricos que ni podían usar esos días porque no había luz. La gente literalmente se volvió loca.

Por otro lado, hay un problema de efectivo, donde no hay billetes para comprar, primero porque el banco no los está dando por cajero y si retiras por el banco en taquilla te dan billetes de 2 y 10 bolívares, billetes que en la calle no recibe nadie y que si tienes una colección de ellos y quieres depositarlos en el banco, ellos tampoco lo reciben. (Algo irónico y estúpido)

Las personas que tienen acceso a los pocos billetes que existen de mayor grado, te los ofrecen en venta pero debes hacerles una transferencia del 100%, es decir, necesitas mil bolívares en efectivo, tienes que pagar dos mil bolívares. Bueno así tan devaluado está la moneda en mi país, una cosa tan grave y absurda.

¿Por qué les cuento todo esto del billete? Bueno, porque durante los 5 días sin luz, la comida de la nevera de muchos se dañó, no podías comprar comida porque no había billetes, no podías pasar tarjeta porque no había puntos de venta, porque sin luz no se puede y obvio no se podían hacer transferencias bancarias porque no hay internet, no hay luz, no hay nada.

Lo triste y lamentable del asunto es que algunos que gozaban del privilegio de tener plantas eléctricas, se aprovecharon de la situación para sacar dinero de ésta desgracia, cobrando 1 dólar por 10 minutos de carga a tu celular; 10 dólares por una bolsita de hielo. No sé si saben que el valor del sueldo mínimo mensual es de alrededor del estimado de 6 dólares y por ponerles un ejemplo un pollo cuesta 5 dólares (otro tema largo del que se puede conversar en otra oportunidad).

Imaginen el caos que puede traer el hecho de que se vaya la luz… las heladerías perdieron sus helados, las carnicerías perdieron todas las carnes, laboratorios perdieron muestras, los espermas congelados, los óvulos y no sé qué otras cosas más, necesitan estar refrigeradas, porque esa no es mi área, pero sin duda alguna tuvieron pérdidas, me contaron que la pudrición en las morgues era muy fuerte; y bueno muchos ejemplos más les pudiera decir, sin embargo lo más triste de todo esto es que muchas personas murieron en estos 5 días.

Eso no sale en las noticias, pero muchos niños en hospitales murieron, por lo menos en mi ciudad fueron 20, personas que necesitaban hacerse diálisis, o terapias respiratorias, muy pocos hospitales y clínicas tenían plantas eléctricas, muchas madres perdieron a sus bebés y otros perdieron a familiares que su angustia atentaron con su vida.

Por el problema del gas que hay en el país hay familias que han estado comiendo gracias a cocinas eléctricas, hornos, vaporeras que creativamente han usado para cocinar, pero al irse la luz, perdieron toda posibilidad de cocinar.

En lo particular en esos 5 días, por poco pierdo la cordura… Pero gracias a Dios que eso no sucedió, pese a que fueron días de prueba, de angustia e impotencia, fue una oportunidad para compartir con el prójimo, con el más necesitado, compartir no solo comida, agua, o el gas, sino el tiempo, compartir palabras de ánimo y de consuelo y lo bueno es que cuando compartes siempre recibes algo a cambio, aunque uno no lo hace por esto, pero es la recompensa que recibes.

En estos días de locura, reflexioné sobre muchas cosas, como: valorar más lo que tenemos, que compartir, ayudar y servir a alguien que lo necesita siempre será lo más gratificante que puedas hacer, que no importa lo que pueda estar pasando, Dios siempre sigue fiel; que debo hacer lo posible por esforzarme a ser valiente y a no temer, a tener fe en que eso que estoy viviendo va a pasar.

Después de todo esto, he llegado a la conclusión de que los ingredientes para perder la cordura pueden ser la suma de estar 5 días a oscuras, no tener agua (para beber ni para bañarte), no tener comida, sufrir de insomnio por el calor que hay por las noches, estar incomunicado y en angustia porque no sabes qué sucede en el país o con tu familia que está en otra ciudad, tener hambre y no tener con qué comprar; y finalmente tener impotencia porque nada puedes solucionar, bastan sólo la suma de estas cosas para que alguien pierda la cordura y se sumerja en la locura.

WhatsApp Image 2018-11-19 at 4.25.41 PM

Anuncios

La Gordita Chistosa

La “Gordita Chistosa” a una mujer que me dijo que por siempre la recordara así. No voy a contar cómo llegó a mi vida en que tiempo y espacio, pero si quiero describir lo que fue para mí.

Su nombre era Mau, ella cambió mi manera de pensar y de ver las cosas tan sencillas como si fueran de otro mundo, la conocí poco tiempo y puedo decir que hasta algunas veces causaba en mí admiración, simpatía y envidia por ser como ella y en algunas ocasiones confieso que hasta celos me dio, porque sentía que estaba invadiendo el territorio que siempre fue mío y llevándose a todos los que me rodeaban con su alegría y su chistosa manera de reír y de contar cosas que sólo a ella se le podían ocurrir, anécdotas que a decir verdad no daban risa pero por el sólo hecho de que ella las contaba, todo el mundo se orinaba de la risa.

Pues sin duda alguna ella tiene un don, que hace reír a las personas por cualquier tontería y lo que me llamaba más la atención de ella es que no lo hacía por hacer reír a los demás sino que era ella misma la que gozaba de las cosas más simples de la vida y que de momento pensaba en voz alta y terminaba su pensamiento en la mayor gracia.

 Y si tú le contabas algo que no tenía nada de gracia, ella le buscaba lo chistoso y te lo comentaba con dificultad, debido al ataque de risa que siempre tenía y tú te quedabas primero riéndote y segundo pensativo porque jamás se te hubiese ocurrido que lo que le acababas de contar, sinceramente era chistoso.

Otra de sus virtudes era que siempre era generosa y dispuesta a dar, su cartera siempre tenía dinero y no había un día en el que ella dijera “los invito a comer pizza”, “Vamos por un helado” y cuando salías con ella y no cargabas ni medio, ni los demás a la final ella terminaba pagando todo pero esto nunca pareció molestarle ni importarle, más bien la hacía feliz.

Ella, es una persona con la cual puedes pasar un día entero y todo lo vez con ella como el color de las rosas, hermoso y precioso, o sino chistoso. Comencé a amarla tanto que cuando vino la época en la que se fue, sentía como si mi hermana mayor se había ido (pues llegué al punto de quererla como una hermana) a pesar de que al principio no me caía bien… antes de partir me dijo que la recordara siempre como “la gordita chistosa” pero que sobre todo no olvidara sonreír aun esos días en los que no tenga ganas.

WhatsApp Image 2018-11-19 at 4.25.41 PM

Como en los tiempos de la Colonia

Como en los tiempos de la colonia me ha tocado vivir durante estos días. No me imaginé que llegaría éste momento y pensar que vivo en la capital de un estado central de mi país.

He tenido que atenerme a escuchar las noticias por comentarios de los vecinos, “que sí fulano me dijo que le dijeron que fue así…” y los pasatiempos cambiaron ésta semana, pues me ha tocado, dedicarme a sembrar plantas, cosechar yuca y plátano.

Esta semana mis dotes de buena ama de casa, han salido a flor, manteniendo el orden y limpieza, cumpliendo con todas las labores que se requieren en un hogar, también he aprovechado coser a mano (algunas piezas que en realidad he querido tirar a la basura), y remendar algunos calzoncillos cosa que a mi marido le ha encantado.

Por las noches, si se me ha antojado leer un libro, me ha tocado hacerlo bajo la luz de las velas. Les cuento que también he tenido que ayudar a mi marido a buscar leña y ver como unas cuantas ollas se me han ennegrecido. Ha sido algo complicado pensar en un menú para cocinar sobre la leña, pero me las he ingeniado con unas cuantas sopas y unos bistec de carne.

Ayer, tuvimos que bañarnos con agua recogida en una ponchera, creo que me ha quedado el cabello con shampoo, porque esto de lavárselo con una sola mano, mientras con la otra te vas echando el agua, debo confesar de que no soy una experta.

Y como el calor azota por las noches, hemos tenido que abrir las ventanas, para que la brisa entre y medio refresque el cuarto, pero que va, lo que ha entrado es una nube de zancudos y me ha costado el sueño, mientras me rasco y escucho como uno de ellos canta al oído su canción mientras los otros aprovechan chuparme la sangre.

Y es que no solo han entrado los zancudos, he tenido que ceder a que entren también los tuqueques, salamanquesas o salamandras, me da igual como se llamen, que según mi marido no hacen nada, “porque mantienen la casa limpia”, si eso fuera cierto, no tuviese mucho trabajo los fines de semana… bueno en fin, es que de pensar que estén en mi cuarto me da terror de que por un momento se suban a la cama.

Y también como en los tiempos de la colonia, tuve esta semana que hacer trueque, cambiar un Kilo de Harina, por un Kilo de Arroz; Cambiar un Kilo de Yuca por billetes en efectivo, porque hasta eso ni se consigue en estos días.

Por otro lado, he tenido que moverme a todas partes a pie, no logré que me prestaran un caballo, así que indiferentemente de que haya un sol incandescente, he tenido que caminar sin más remedio que aguantar unas que otras veces una jaqueca por la insolación y otras llegar a reuniones de trabajo como un pedazo de queso frito.

Bueno, en conclusión, aunque no me acostumbro a vivir de esta manera, estos días sin Internet, sin electricidad, sin agua, sin gas, sin gasolina y sin efectivo, me han servido para reflexionar sobre muchas cosas, entre ellas lo que hacía la mujer en los tiempos de la colonia.

Durante esta semana, me ha tocado ser como esa mujer pudiente, siendo ama y señora de mi hogar, también he sido esa mujer mestiza siendo productiva, en el trabajo domestico y artesanal. Por otro lado me he sentido como esa mujer esclava negra, llevando sol sin piedad, en busca de leña para cocinar y finalmente como esa mujer indígena, ultrajada y violada por un gobierno de mierda.

WhatsApp Image 2018-11-19 at 4.25.41 PM

Muera la Opresión

Hoy con el corazón tricolor,

Con la esperanza de un mañana mejor.

Salimos a las calles, anhelando la victoria.

Luchamos por la Democracia.

Luchamos por la Libertad

Para que este vil egoismo no triunfe más.

“Gloria al Bravo Pueblo!

Que el Yugo lanzó,

La ley respetando, La virtud y Honor”

¡Abajo Cadenas!

¡Abajo Miseria!

¡Es hora de levantar la Cabeza!

A una sola voz

Gritemos con brío:

“MUERA LA OPRESIÓN”

Por los que siguen aquí,

Por los que ya no están

Y por los que nacerán.

De Amarillo, Azul y Rojo,

Se ha manchado mi corazón.

Esperando que tus estrellas,

Mañana brillen más

Y que por fin todos,

podamos tener Paz.

MaR.

Una carta para ti

Siempre anhelo el momento de volver junto a ti. Y cuando lo hago soy feliz, porque logro causar en ti un montón de sensaciones.

En tu cabeza solo habito yo y me hago dueña de tu mente, de tu cuerpo e incluso de tu tiempo y logro que me des esa muestra de amor, de que al llegar a ti, lo dejes todo por mí.

Cuando nos encontramos, te tumbo y te hago mía en ese cuarto oscuro, en silencio, sin que nadie nos moleste, sin un rayo de luz que penetre, porque solo quiero que estemos tu y yo.

Nuestro encuentro no es todo el tiempo, porque solo de vez en cuando aparezco, pero como ya te dije, cuando lo hago, soy feliz.

Att. Por siempre, tu amor.

Querida,

No entiendo cuál es tu empeño y tu amor en mí, si ya te dije que cada vez que vienes no te soporto, no te aguanto, me das náuseas y pudiera decir que el único sentimiento que causas en mí es el odiarte.

Haces mi vida un infierno, te robas mi tiempo, mis pensamientos, mi razón y toda mi cabeza con un dolor tan necio que no tiene otro remedio que alejarme de todo en silencio y oscuridad mientras espero que termines ya.

Es que no me avisas y si te soy honesta si lo hicieras tampoco quisiera que vinieras, porque eres necia, porque cuando llegas me apartas y separas siempre de todo lo que ese día deseo hacer.

Ya quiero que te vayas y me dejes sola. Te lo digo una vez más, así tan claro como el cantar de un gallo. ¡Vete de una vez con todo lo que traes! No has sido nunca bienvenida, ¡Vete MIGRAÑA!!

Por favor te lo ruego! No me hagas llorar más… cómo quieres que te diga? Por favor, te lo suplico, ya no tengo fuerzas… déjame en paz.

MaR.

Pd: Que la migraña nunca te robe la creatividad!

Mis labios han muerto

Hoy mis labios han muerto…

Día a día suspiraban por un beso,

anhelaban el calor de tus labios,

me pregunto ¿qué pasó?

¿Acaso fui yo?

¿Que hice?,

sólo dime…

 

No entiendo porqué me privas de tener tus labios con los míos

en un baile con música sin sonido,

sino más bien con suspiros.

 

Me duele el alma, me quema por dentro,

es algo que no sé cómo sacar de mi mente

y que lentamente me asesina las ganas de quererte.

 

Lo que hago y lo que he venido haciendo

es decirme todo el tiempo:

“No es nada, hoy quizás si me da un beso”

pero nunca pasa.

 

Ya se han caído a pedazos…

Mis labios se han muerto.

Lentamente se secaron y finalmente agonizando,

se han despedido de lo más dulce que habían conocido…

Sí, tus besos.

WhatsApp Image 2018-11-19 at 4.25.41 PM

La Chica Europea

Cuando eran adolescentes, estudiaron en la secundaria juntos; él era el popular del salón, mientras que ella pasaban tan desapercibida como el aire que se respira, decían que no era para nada atractiva, pero todos la conocían como la chica europea. Los dos tenían ambiciones, sueños y deseos… aspiraciones como cualquier otro.

Él esperaba ser un empresario exitoso, mientras ella deseaba tener esposo, vivir tranquila en su propia casa y tener un carro privado con comodidad plena… pero el sueño de ambos se desboronó antes de que pudiesen llegar a realizarlos.

Vivían en un país donde las circunstancias, cada vez se hacían más difíciles. Donde decisiones equivocadas, llevaban a ésta nación por un despeñadero de escases, miseria y hambre. Todo porque la tiranía de una mayoría necia imperó, votando a favor de alguien que terminó destruyendo no solo sueños, sino también la razón.

La situación se agudizó de tal manera, que una ola masiva de gente comenzó a dejar el país, en busca de lograr sus sueños. Y ahí, estaba ella; ahí, estaba él. Ambos con los sueños desechos, pero con las ganas de vivirlos, ella esperando ser rescatada y él soñando con un papel que le diera una entrada triunfal en un lugar donde pudiera hacer sus sueños realidad.

Mientras las amigas de ella ya estaban casadas y algunas hasta con hijos, ella todavía seguía sola, esperando tener la misma dicha que las demás. Mientras él buscaba por todos los medios salir de su tierra pero por la mala suerte no lo lograba.

Un día por casualidad, se acordó de la fea, sí, de aquella chica que era europea. Y rápidamente maquinó en su mente, el cómo conquistarla y sabía que el primer paso era visitarla. Decidido fue a ver a su futuro cuñado y esa tarde en la panadería, por primera vez preguntó por Fátima Regina.

Las visitas a la panadería, eran cada vez más frecuentes, sobre todo los martes, los jueves y viernes, ya que en esos días, él sabía que ella estaría presente. Locamente entregado a lograr su meta trazada, la invitó varias veces a comer, para así poder conquistar poco a poco a esa chica europea, que era solo un poco fea.

El tiempo pasó y como si no hubiese reloj, Fátima Regina estaba muy feliz y también decidida a decirle sí, aquel día a Juan Luís, cuando arrodillado frente a todos le pidió matrimonio con una sortija de oro.

Ya había logrado el aprecio del cuñado y el respeto de los suegros, a los cuales convenció de que sólo sus sueños se harían realidad, si Fátima Regina, se iba con él para Portugal. La idea nos les pareció nada mal, de hecho ya ellos pensaban irse para allá.

Tal fue la astucia de Juan Luís que hizo que los suegros lo hicieran feliz, con 2 boletos de avión, como regalo de bodas y por si fuera poco, que también le dieran dinero, para cubrir los gastos el primer año de matrimonio.

Al cabo de un año, los dos habían logrado lo que tanto soñaron, rápidamente él montó una empresa y tuvo mucho éxito con ésta. Mientras ella, no se podía quejar, pues vivía en comodidad plena, como siempre quiso, tranquila en su propia casa, con un carro privado y por fin, tenía a un hombre que la amaba.

Aunque les comenté que todo parecía indicar que por interés él se quería casar, terminó enamorándose, de la chica europea que en realidad no era fea.

¡Ah por cierto! Ésta noche, la chica europea, va a dar a luz a una pequeña, a quien los dos le dieron el nombre de Venezuela.

WhatsApp Image 2018-11-19 at 4.25.41 PM

¿Quién soy?

Solo sé que soy una Nota de escaso valor en la regia partitura universal…

Una Fusa quizás, colocada por el Supremo Creador en el pentagrama cuyo conjunto forma la excelsa sinfonía de la creación…

Blog de WordPress.com.

Subir ↑